viernes, 6 de abril de 2012

Intro


En una galaxia muy lejana, no hace mucho tiempo, salió un señor a pasear y, tras deambular un rato por su cuadrante espacial, se aventuró a visitar regiones inexploradas. E, inopinadamente, llegó a las inmediaciones de un planetilla azul verdoso con unos bonitos mechones blancos, que, desde la distancia, aunque insignificante, parecía bonito e inmaculado. Craso error: al acercarse comprobó que estaba lleno de inmundicia, contaminación, agujeros de ozono, radiactividad, mentira, hipocresía, desvergüenza, miseria, políticos, mafiosos, delincuentes…En fin, estuvo a punto de dar un rápido salto al hiperespacio para no pisar ese charco, pero de pronto llegó a sus oídos una dulce melodía que le hizo pensar: “Bueno, quizá no todo sea tan malo…”
Y bajó a mirar.
                           CONTINUARÁ

siguiente


Ilustración: Juann. Realizada con Artweaver 0.5 

1 comentario:

  1. ¿Y tantas cosas caben en un planetilla insignificante?

    ResponderEliminar